Honduras, segundo país más pobre de hemisferio occidental, dice Banco Mundial

Honduras, con 9.9 millones de habitantes y un ingreso anual per cápita de 2,340 dólares en 2020, sigue siendo el segundo país más pobre del hemisferio occidental después de Haití, con casi uno de cada seis hondureños viviendo con menos de 1.90 dólares al día, según un estudio del Banco Mundial.

El estudio del Grupo Banco Mundial «Diagnóstico del Sector Privado en Honduras«, presentado este miércoles en Tegucigalpa con la Corporación Financiera Internacional (IFC), señala además que el crecimiento del ingreso per cápita anual ha promediado solo el 1.2 por % desde 1960.

Añade que una gran dependencia en la agricultura, una alta tasa de informalidad en todos los sectores, gran vulnerabilidad a impactos externos, incluyendo desastres naturales, combinados con altas tasas de delincuencia y violencia, inestabilidad política y un entorno político y económico débil, ralentizan el crecimiento económico y perpetúan la pobreza estructural en Honduras.

«La sólida inversión extranjera ha generado efectos de contagio intersectoriales limitados, mientras que la gestión ineficiente de la inversión pública y los requisitos regulatorios onerosos limitan el desarrollo de nuevas oportunidades económicas», subraya.

Además, el crecimiento económico lento y una distribución limitada de los retornos exacerban el crimen e incentivan la migración, contribuyendo a un círculo vicioso de pobreza persistente y subdesarrollo.

Pese las dificultades, el informe del Grupo del Banco Mundial (BM) señala que impulsar la participación del sector privado puede acelerar el crecimiento del país centroamericano.

La gerente de la IFC para Centroamérica, Sanaa Abouzaid, dijo que «el sector privado puede jugar un papel importante en el esfuerzo por impulsar el crecimiento económico inclusivo».

DE INTERES  El candidato de extrema derecha en Perú sube al segundo lugar en una encuesta

Agregó que el Diagnóstico del Sector Privado «tiene como objetivo ofrecer herramientas para guiar a Honduras en cómo aprovechar mejor las industrias clave que pueden atraer inversiones, diversificar las exportaciones, crear empleos y acelerar la recuperación económica».

Abouzaid destacó además las adversidades que sufrió Honduras en los últimos dos años por las tormentas tropicales Eta e Iota y la pandemia de la COVID-19 que se comenzó a expandir en marzo de 2020.

Dejar Tu Opinión Sobre Este Tema

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*